Santa Maria del Mar

Es una de las iglesias más interesantes de la ciudad, no sólo por su elegante estilo gótico, sino también por la historia que encierran sus muros.

El templo se empezó a construir en 1329, y poco más de 50 años después, el templo estaba completamente terminado. En 1350 ya se habían acabado las capillas laterales y la fachada.

En su construcción colaboraron los fieles del humilde barrio de pescadores de la Ribera, bien con aportaciones económicas o con el esfuerzo de su propio trabajo.

Hoy sus puertas de acceso rinden homenaje a esos hombres, conocidos como los descargadores del muelle o bastaixos, representados escultóricamente mediante figuras que cargan las pesadas piedras del templo a sus espaldas.

Por si todavía te faltan motivos para cercarte a visitarla, debes saber que tiene una de las mejores acústicas, que lo han convertido en un espacio idóneo para conciertos de jazz, música clásica, oriental… que se celebran regularmente en la basílica.

Seguro que tras visitarla entenderás porqué ha pasado a conocerse a lo largo de la historia como La Catedral del Mar.

Cómo llegar

Dirección

Pl Santa Maria, 1 08003 Barcelona.

Teléfono: 93 3102390

Transporte público

Metro: L4, parada Jaume I

Autobús: 14 17 19 36 39 40 45 51 57 59 64 120 157

Entrada

Horarios

Horario de Misas:

Todos los días a las 19:30h

Domingos y festivos

19:30 Misa anticipada del sábado

12:00h Misa Mayor Internacional

19:30h Misa Vespertina (castellano)

Horario de apertura del templo

De lunes a sábado de 9:00h a 13:00h y de 17:00h a 20:30h

Domingos de 10:00h a 14:00h y de 17:00h a 20:00h

Visitas culturales

De lunes a sábado de 13:00h a 17:00h

Domingos de 14:00h a 17:00h

Precios

  • 10,00€ Tarifa general.
  • 8,50€ Estudiantes, parados, mayores de sesenta y cinco años y grupos de más de 9 pax.
  • 9,00€ Carnet docente, socios TR3SC y carnet de Biblioteques Diputació de Barcelona.
  • Gratuita Menores entre 6 y 8 años y Guías Oficiales de Cataluña.

Historia

Santa Maria del Mar es una iglesia gótica del siglo XIV, cuya construcción debemos al maestro de obras Berenguer de Montagut. La primera piedra se colocó para conmemorar la conquista de Cerdeña, que completaba el dominio de la poderosa corona aragonesa en el Mediterráneo.

Apenas unos años después de su construcción, el templo sufrió los devastadores efectos de un gran incendio, que obligó a reconstruir parte de las bóvedas.

Desgraciadamente, las adversidades no acabaron aquí: un siglo más tarde hubo un terremoto que causó el derrumbamiento del rosetón. Este accidente llegó incluso a provocar una trentena de muertes.

Finalmente, en julio de 1936 sufrió las consecuencias de la Guerra Cilvil española: como la mayoría de las iglesias barcelonesas, fue incendiada, perdiéndose muchas de las imágenes originales y el retablo barroco que coronaba el altar.

El templo gótico

Santa Maria del Mar es la perfecta escenificación del templo gótico catalán por excelencia: se caracteriza por su horizontalidad, torres acabadas en terraza y su sobriedad decorativa, a diferencia del gótico europeo, que destaca por su verticalidad y suele ser mucho más ornamental.

En el interior nos encontramos de nuevo con una marcada tendencia a la horizontalidad, como si se quisiera evitar una excesiva sensación de altura. Consta de tres naves de las que destaca la nave central, aunque hay muy poca diferencia de altura entre ellas, por lo que uno tiene la sensación de estar en un espacio unitario.

Destacan especialmente las cubiertas: preciosas bóvedas de crucería góticas, y sus magníficas llaves de bóveda decoradas con imágenes símbolos de la ciudad. Pese a estas peculiares características, el resultado es un espacio diáfano, elegante y esbelto, y de una belleza extraordinaria.

Al salir del templo, fíjate en la fuente gótica que data de 1402 que hay en la plaça de Santa Maria, delante del templo.

Por último, frente a una de sus fachadas laterales verás en Fossar de les Moreres, un espacio dedicado a la memoria de los que cayeron defendiendo la ciudad durante la Guerra de Sucesión, en 1714, y que fueron enterrados aquí. Muestra una llama siempre encendida para conmemorar estos hechos y es uno de los lugares míticos de Barcelona.

Referencias literarias

Leyendas y verdades sobre Santa Maria del Mar Mucha es la literatura que ha generado esta iglesia, y por supuesto, no todo lo que se cuenta sobre ella es cierto.

A continuación te contamos, o más bien, desmentimos algunos de los mitos y te comentamos brevemente las referencias literarias más interesantes sobre la basílica de Santa María del Mar.

La Catedral del Mar

La famosa novela de Ildefonso Falcones, La catedral del Mar, nos habla precisamente de la iglesia de Santa Maria del Mar.

Ambientada en el siglo XIV, cuenta la vida de Arnau Estanyol, el hijo de un siervo que huye de los abusos de su señor feudal y se refugia en Barcelona, donde se convierte en un hombre libre.

Nos muestra la ciudad medieval de Barcelona en su momento de mayor prosperidad. La historia del protagonista va avanzando de forma paralela a la construcción de la iglesia. Es una historia de clases sociales, amor, venganza y traición, siempre al amparo de la Catedral del Mar.

En ella nos habla de los descargadores del muelle, estos hombres eran esclavos en la novela. Lo cierto es que era gente humilde, trabajadora y sin muchas posibilidades económicas, pero se trataba de hombres libres.

Un mito

Se dice que los descargadores del muelle (llamados bastaixos) transportaron las enormes piedras destinadas a la construcción de la iglesia desde la cantera de Montjuïc hasta la mismísima plaza de la iglesia, cargándolas a sus espaldas, una a una.

Lo cierto es que el trayecto no era tan largo, las cargaban desde la cantera en las barcazas del puerto, que llevaban el nombre de cocas. Desde allí remontaban la costa hasta la actual plaza de Pla de Palau, situada detrás de la iglesia, descargando entonces las piedras sobre la arena. Por último, desde la plaza las llevaban a cuestas hasta el templo.

Aunque se trate de novelas históricas, todas ellas tienen un componente imaginativo, y por tanto, algunas de las historias que nos cuentan difieren un poco que la realidad. Aun así, te recomendamos encarecidamente su lectura, las tres novelas son fascinantes y ayudan a comprender mejor la impresionante historia de la iglesia del mar.

La Sombra del Viento

Una de las notables referencias literarias a Santa María del Mar aparece en La Sombra del Viento, de Carlos Ruiz Zafón.

Nos cuenta que uno de sus personajes, llamada Bernarda, acudía a diario a la basílica a oír la misa de las ocho y que se confesaba tres veces por semana como mínimo, de ella ironiza diciendo que es imposible que pecase lo suficiente como para mantener semejante ritmo de confesión.

En otra de sus novelas, El juego del ángel, el protagonista, Daniel Martín, acude con frecuencia a la plaza de la iglesia, y un día conocerá en sus puertas a Isabel, que le observará y se ofrecerá.

Es la historia de un joven que trabaja en un periódico, cuyo sueño es convertirse en escritor. En ella se muestra una Barcelona más sórdida, de prostíbulos y misterios sin resolver.